La falta de sueño genera deterioro psicosocial y reducción en la calidad de vida

En México, la población general no considera al insomnio como una enfermedad, ya que el ambiente urbanístico o la adaptación a nuevos estilos de vida favorecen que pase desapercibida esta alteración. Sin embargo, estudios han reportado una incidencia de esta enfermedad de hasta 36% en los adultos (Tellez y Cols) y hasta 16% cuando hablamos de insomnio severo.

El insomnio está clasificado en el DSM IV –TR (Manual de Diagnóstico y Estadística de Desórdenes Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) como un trastorno del sueño que puede ser primario o constitutivo y que debe ser diagnosticado y tratado a través de procedimientos médicos precisos que contribuirán a mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.

Un estudio realizado en cuatro países de América Latina, entre ellos México, demostró que la incidencia de insomnio afecta hasta a un 36% en la población en general, mientras que en otras zonas geográficas de la región el padecimiento afecta hasta 15% de la población.

Organismos especializados, como la Clínica del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destacan la importancia del diagnóstico oportuno por un médico especialista para recibir el tratamiento adecuado. El procedimiento se lleva a través de diversas herramientas como las encuestas, entrevistas o cuestionarios que incluyen los criterios diagnósticos, y deben ser aplicadas desde la atención de los médicos de primer contacto.

El insomnio se caracteriza por:

A. De forma predominante, la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o no tener un sueño reparador, durante al menos un mes.

B. La alteración del sueño (o la fatiga diurna asociada) provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

C. La alteración del sueño no aparece exclusivamente en el transcurso de la narcolepsia (accesos de somnolencia irresistible durante el día, con parálisis o debilidad extrema en algunos músculos, alucinaciones, entre otros síntomas) el trastorno del sueño relacionado con la respiración, el trastorno del ritmo circadiano o una parasomnia.

E.La alteración no es debida a los efectos fisiológicos directos de sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.

Existen tres clasificaciones del insomnio, según su duración. Existe el transitorio o agudo que dura menos de cuatro semanas (dificultades leves para conciliar el sueño al acostarse); el que es a corto plazo o subagudo que dura menos de tres meses (dormir toda la noche pero despertar varias veces); y el de largo plazo o crónico que dura más de tres meses (insomnio matinal o precoz, donde la persona despierta antes de la hora que tenía planeado hacerlo).

Las personas que padecen insomnio, presentan un marcado deterioro en su calidad de vida y también muestran signos altos de depresión, ansiedad, efectos similares al envejecimiento y altas probabilidades de contraer obesidad, diabetes e hipertensión.

“El sueño representa un tercio de la vida del individuo, lo que equivale a 400 minutos por día. El problema es que el insomnio no es un problema trivial, ya que la falta de sueño multiplica la posibilidad de sufrir un accidente de tránsito o laboral; genera un deterioro psico-social y la reducción en la calidad de vida”, comentó el Dr. Reyes Haro Valencia, Director de la Clínica del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Destacó el Dr. Haro que es importante detectar esta enfermedad oportunamente, con un médico de primer contacto o especialista en psiquiatría, quien podrá dar el tratamiento adecuado. “Existen diferentes tratamientos en el mercado que el paciente de repente no quiere tomar por temor a generar alguna farmacodependencia u otros efectos adversos. Sin embargo, los nuevos avances permiten alternativas que por su novedoso mecanismo de acción ayudan a conciliar fácilmente el sueño, respetan su arquitectura (ciclos) y al mismo tiempo, lo mantienen”.

Finalmente, Cyrenia Sánchez, Gerente de Unidad de Negocios en SNC de Sanofi, destacó el compromiso de la empresa en otorgar más y mejores soluciones “porque estamos convencidos que las personas no deben vivir en silencio el insomnio; somos una empresa diversificada, centrada en las necesidades del paciente, por ello contamos con medicamentos de la más alta tecnología que sean amigables y que brinden los mejores beneficios”. (Fuente: Sanofi).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: